Desde Newell’s partió rumbo a España para seguir su formación en las inferiores del conjunto catalán y en 2005 firmó su primer contrato profesional. No obstante, se convirtió en el mejor futbolista del mundo con una cláusula de rescisión imposible de abonar: primero de 250 millones de euros y ahora de 700 millones. De esta manera, y hasta este jueves, los fans del conjunto culé estaban tranquilos de que su máximo ídolo no se marcharía jamás. Pero una revelación modificó esta sensación.

Según informó el diario El País, en el contrato que el astro firmó hasta 2021 existe una cláusula de salida “a costo cero”. Una fuente cercana al club le reveló al diario europeo: “Asumimos que puede parar cuando quiera, a final de cada temporada, así lo acordamos las dos partes”. Por su parte, la cadena SER detalló que existe una cláusula que deja ir al jugador a cualquier equipo del mundo gratuitamente, siempre y cuando estas negociaciones sean informadas a la cúpula dirigencial en mayo, antes de la apertura del mercado de pases de inicio de temporada.

Pero en las oficinas del Barcelona están sumisos y no se desesperan. ¿Por qué? “Con lo que cobra, es muy difícil que lo pueda asumir otro club”. Por otra parte, el vínculo expira en 2021 y aún no han iniciado las negociaciones para una renovación ni hubo llamados a Jorge, su padre y representante. ¿Qué será de su futuro?