El suelo qatarí recibió a la Supercopa italiana, entre Milan y Juventus, la cual quedó en manos del primero desde los doce pasos. Paradójicamente la Vecchia Signora se quedó sin nada pese a haber conquistado el Scudetto y la Copa Italia, competición por la que Milan obtuvo su boleto tras caer ante un rival a quien sí logró vencer ayer.

En los noventa minutos, los tantos de Giorgio Chiellini (Juventus) y Giacomo Bonaventura (Milan) sentenciaron al partido al tiempo extra. Finalmente, como en el agregado nada ocurrió, los remates desde el punto penal decidieron al campeón de la Supercopa.

Allí, mientras que Gonzalo Higuaín convirtió su disparo, Paulo Dybala se quedó con las ganas ya que el juvenil Gianluigi Donnarumma adivinó su intención y desvió el balón. Inmediatamente fue el turno del croata Mario Pašalić, quien con un remate con tremenda precisión le dio el título al rossonero.

https://www.youtube.com/watch?v=0g0bIqtL5zk