En la continuidad de la Premier League, Tottenham cayó 3-1 en su visita a Sheffield, en un juego que contó con presencia del VAR dentro de las incidencias, y que con el traspié alejó al equipo de Londres de los puestos de copas europeas.

La asistencia de video intercedió en una jugada que culminaba con gol de Harry Kane, pero que el juez terminó negando al percatar una mano previa de Lucas Moura. Esa jugada significaba el empate transitorio de la visita y ante ello Mourinho se mostró realmente molesto tras el partido.

“Solo puedo decir que normalmente soy un tipo profesional en el banco en estos momentos, nunca me quejo del tipo con el silbato porque ya no es el árbitro. Este es el comienzo de todo. Creo que el árbitro siempre debe ser el hombre en el campo y las personas en la oficina solo deben apoyar y ayudar”, remarcó el DT portugués.

Por último, Mou completó su descargo contra el VAR y apuntó la necesidad de rever la situación a futuro: “Así no debe ser. El árbitro que no es muy bueno en el campo, no podemos esperar que sea bueno en la oficina. Vamos en una dirección que es realmente mala para este hermoso juego, el juego del que todos se enamoraron”.