Son días muy movilizantes para el mundo del fútbol. La desaparición del avión Piper Malibu en el que viajaba Emiliano Sala y su descubrimiento en el fondo del Canal de la Mancha constituyen una herida que tardará mucho tiempo en sanar.

Sin embargo, en medio del dolor, los clubes no se olvidan del negocio económico. Es por eso que el Nantes dio comienzo a la batalla legal para exigir que el Cardiff City abone las 15 millones de libras esterlinas (18 millones de euros) correspondientes al pase del delantero, la transferencia más cara en la historia del club galés.

Una medida bastante antipática por parte del conjunto francés, teniendo en cuenta que aún no se ha podido recatar el cuerpo del futbolista ni hacer los peritajes correspondientes. ¿Darán marcha atrás y dejarán pasar un tiempo prudente para llegar a un acuerdo?