Luego de partir a PSG en 2017 el brasileño Neymar no lo hizo sin mostrarse enfrentado con la dirigencia de Barcelona. Y con su nombre sonando en cada mercado de pases, el astro cargó con una demanda al igual que el año pasado.

El delantero le reclama 3,5 millones de euros a la entidad catalana presidida por Josep María Bartomeu, en concepto de salario de su último mes en el Barça. Ya en 2018 Neymar también demandó al blaugrana por 30 millones, en un juicio que espera sentencia.

Esta vez Neymar acusa al club catalán de “actuar de mala fe” y tomar represalias por su decisión de mudarse a París. En el litigio en curso Ney reclamó la totalidad de la prima de renovación que perdió al marcharse al PSG, y aunque podía perdonar una parte si el Barça se comprometía a ficharlo, eso no ocurrió y deterioró el vínculo entre las partes.