En la continuidad de la Liga, Sevilla firmó ayer un importante triunfo ante Eibar para mantenerse en … de la tabla, con tres puntos conquistados de manera sufrida aunque gracias a la figura destacada de Lucas Ocampos.

El volante, quien atraviesa su mejor momento desde que arribó a Europa, fue clave en el triunfo andaluz porque hizo en el complemento anotó el gol del triunfo, y además se puso los guantes cuando su arquero se lesionó para salvar la victoria con una atajada clave en el minuto 101.

Ocampos terminó de arquero por la lesión del checo Tomas Vaclik y resultó decisivo en el tiempo agregado al negarle el gol al propio arquero de Eibar, Dmitrovic. El exjugador de River, Olympique Marsella y Mónaco, recalcó que “hoy dio gusto sufrir” para terminar ganando un juego que “era vital”.

Sobre la situación que vivió en los minuto finales apuntó que “nunca había imaginado que jugaría de arquero”, pero lo importante era poder ayudar al equipo a quedarse con los tres puntos.

“Me comentó el entrenador de arqueros que no saliera, me quedé ahí y los puntos se quedaron en casa por suerte. Fue un triunfo raro, pero había que ganar. Sufrimos y le sacamos a los rivales directos la diferencia que queríamos”, añadió.