Desde su llegada a Manchester City en 2011, Sergio Agüero brilló en el fútbol inglés. No obstante su destino pudo ser diferente y acabar en Stamford Bridge aunque el delantero hizo méritos para hacerlo posible.

Mientras se jugaba la Champions 2009/10 Atlético Madrid y Chelsea se cruzaron en la fase de grupos. El Kun metió un doblete en lo que fue empate en la capital española pero el capitán blue, John Terry, le bajó el pulgar.

Ante la consulta de Roman Abramovich, máximo dirigente del club de Londres, el exinternacional inglés afirmó que no le había deslumbrado lo suficiente como para pagar la cantidad que se pedía por su pase.

La historia que siguió es conocida: Agüero fichó en 2011 para Manchester City en 2011, y desde allí marcó 244 goles en 353 partidos y levantó 12 títulos. Claro está que Terry se equivocó sobre su percepción.