Malas noticias llegan desde Pamplona, España, sobre Ezequiel Ávila, quien se sometió a unas pruebas médicas que arrojaron el alcance exacto de la lesión que sufrió ayer.

Este viernes, durante el transcurso del encuentro ante Levante, el exjugador de San Lorenzo dejó el campo debido a una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda sin afectación meniscal. Sin dudas, la devastadora novedad llega en el mejor momento de su carrera.

“Hoy comienza un proceso muy importante para mí, muy duro, pero es un obstáculo más que la vida me pone. Volveré más fuerte que nunca”, publicó el Chimy en sus redes sociales luego del parte médico oficial.

Ahora comienza una larga recuperación para el jugador de Osasuna, que lamentablemente postergará su regreso hasta la próxima temporada.