La salida conflictiva de Inter parece haber quedado en el olvido para Mauro Icardi, que en poco tiempo se convirtió en un arma letal para el conjunto de Thomas Tuchel.

El deseo del técnico alemán es quedarse con Icardi más allá del préstamo inicial de un año. Según informó la Gazzetta dello Sport, los directivos parisinos le quieren dar el gusto y ya iniciaron negociaciones con Wanda Nara.

Los nueve goles en diez partidos que lleva anotados el rosarino convencieron a la cúpula mayor para desembolsar los 65 millones de euros que establece au cláusula. Además el uruguayo Edinson Cavani podría marcharse de Paris a fin de año por lo que urge contar con un delantero.