Luego de gastar millonadas en el último mercado de pases europeo, Paris Saint-Germain tiene la difícil misión de conseguir de donde sea 75 millones de euros para cumplir el famoso Fair Play Financiero.

Es que desde el pasado 1 de septiembre la UEFA tiene abierta una investigación sobre las cuentas del club francés. Los recientes fichajes de Neymar y Mbappé generaron que algunos clubes europeos ejercieran presión sobre este organismo para que revisara las cuentas del conjunto galo.

Según informa ‘L’Equipe’, Paris Saint-Germain debe equilibrar la balanza financiera y buscar 75 millones de euros para eludir un posible incumplimiento. Pese a que en las últimas temporadas ha logrado cerrar esta partida con beneficios, en la presente campaña la situación ha cambiado.

Desprenderse de jugadores, incrementar los ingresos por derecho de TV y entradas y acudir a la venta de merchandising, tras las llegadas de nombres importantes, son las opciones que baraja el club presidido por Nasser Al Khelaifi para cumplir con las reglamentaciones de UEFA y no ser sancionado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here