La danza de números comenzó entre PSG y Barcelona, en el intento por devolver gentilezas entre ambos y conseguir el retorno de del crack brasileño Neymar al conjunto catalán, en una novela que parece tener lejana su definición tras una primera oferta que estuvo lejos de conformar a los directivos parisinos.

Un pago único por 40 millones de euros más las fichas del portugués Philippe Coutinho y el francés Ousmane Dembélé era la oferta del blaugrana para repatriar a quien supo ganarlo todo junto a Lionel Messi y Luis Suárez hasta su salida voluntaria en 2017.

No obstante pese a poder contar con la calidad de ambos jugadores el presidente de PSG, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, pretende recuperar la inversión de 222 millones de euros que costó la ficha del brasileño hace dos temporadas. Por lo que habrá que esperar los siguientes capítulos de esta novela.