El horno no está para bollos en el blaugrana: son pocos los jugadores que se salvaron del dedo acusar tras caer a manos de los Reds en Anfield. Por eso la susceptibilidad a flor de piel le jugó una mala pasa a Iván Rakitic.

El volante aprovechó sus días libres luego del partido para viajar a Sevilla, hogar de su exequipo, y disfrutar de la Feria de Abril junto a su familia sin imaginar el detonante que activaría una simple foto.

José María del Nico Carrasco, hijo del expresidente de Sevilla, se sacó una foto con él en la tradicional celebración de Andalucía y la publicó en su Instagram. La imagen causó enojo entre los hinchas del Culé que el posteo debió ser borrado cuando el jugador ya había quedado mal parado.