El retorno de Zinedine Zidane se dio seguramente con algunas condiciones bajo el bajo. La conformación del plantel siempre es prioridad y en ese sentido Gareth Bale ya tendría indicado el camino de salida.

Desde la dirigencia encabezada por Florentino Pérez no aceptarían menos de 130 millones de euros por el exjugador de Tottenham, quien llegó en 2013 al club madrileño por 101 millones.

El ciclo de Bale tuvo altas y bajas. Supo ser figura en momentos importantes y anotar goles destacados, como su chilena en la pasada final de la Champions ante Liverpool. Sin embargo el karma de las lesiones lo persiguió durante las seis temporadas, al igual que su mala relación con la tribuna merengue.