Real Madrid está decidido a hacer borrón y cuenta nueva después de una decepcionante temporada, la peor en muchos años, y por eso que rápidamente sacudió el mercado de pases. Este miércoles, la Casa Blanca se convulsionó con la presentación de Luka Jovic.

El serbio llega proveniente del Eintracht Frankfurt a cambio de 60 millones de euros, que puede aumentar a 65 si se cumplen ciertos objetivos, y un contrato hasta junio de 2025.

Luego de los estudios de rigor, firmó en la sala de juntas su nuevo contrato, recibió el estadio Santiago Bernabéu en miniatura y se fotografió junto al presidente del Real Madrid en la sala de trofeos, con la nueva camiseta del Real Madrid sin dorsal en la espalda: el delantero esperará a ver quiénes se van del club para elegir qué número llevará.

Mañana será el momento para la otra gran estrella: Eden Hazard.