En un marco de incertidumbre y tristeza, por los atentados ocurridos en la localidad inglesa de Manchester, se vivió una fiesta del fútbol. En la capital sueca se enfrentaron los Diablos Rojos y los Hijos de los Dioses por la final de la Europa League.

El partido empezó con dos claras decisiones. El equipo holandés tomó la pelota y se hizo protagonista. Por su parte, el histórico conjunto inglés se replegó atrás y esperó para salir rápido de contra.

La espera le trajo frutos rápidamente. A los 18 minutos el exvolante de Juventus, Paul Pogba, tomó la pelota en el borde del área, enganchó para su pierna menos hábil y sacó un zurdazo impecable. El balón rebotó en un defensa rival y se desvió, entrando en la mitad del arco sin darle posibilidad de reacción al portero.

Desde ese momento hasta el final de la primera etapa, el partido fue un monólogo. El equipo holandés, sorpresa de la temporada debido a la corta edad de su plantel, intentó por todos lados. Sin embargo nunca pudo inquietar el arco defendido por Sergio Romero.

Incluso, a 10 minutos del final del primer tiempo, Juan Mata casi pone el 2 a 0. Luego de una buena jugada colectiva iniciada por Antonio Valencia, el volante español sacó un remate de zurda que contuvo el arquero.

Así se jugó la primera etapa. Con una clara superioridad en la posesión del balón para el equipo de los Países Bajos, pero sin poder lastimar con ella.

La segunda etapa fue diferente. El United le tiró puso sobre la mesa la calidad de sus futbolistas y la experiencia de muchos de ellos. Así logró avanzar en el campo de juego y lastimar a la defensa rival. Este avance también fue favorecido por la juventud de la defensa holandesa que, en momentos clave del encuentro, dudó.

Estas dudas se vieron reflejadas ni bien inició el segundo tiempo. Un grosero error desde un lateral propio terminó en gol rival. Riedwald sacó muy mal un saque de banda y la pelota le cayó a Mata, quien cedió de manera perfecta para el turco Mkhitaryan que puso el 2-0.

De ahí en más el encuentro entró en una meseta. Ajax intentó, pero nunca inquietó al arquero argentino y, de contra, el Manchester podría haber anotado algún otro gol.

De esta manera uno de los equipos más ganadores de Europa consiguió el único título que le faltaba en sus vitrinas y Mourinho sigue demostrando la efectividad que tiene en este tipo de competencias.

Además hay que recordar que Ibrahimovic, máxima figura del equipo, se perdió la gran final por la lesión en su rodilla, al igual que el otro argentino del plantel, Marcos Rojo.

Mira lo mejor de la final de la Europa League

https://www.youtube.com/watch?v=AcJJdoEAIiM