La reestructuración que afronta el Real Madrid de la mano de Zinedine Zidane acarrea varios nombres rutilantes. Es por eso que desde la capital española ya fijaron su segundo gran objetivo para el mercado de pases, luego de la llegada de Eden Hazard.

Se trata de Mohamed Salah, una de las grandes figuras del Liverpool que disputará la final de la Champions League y uno de los goleadores de la Premier League, con 22 tantos. No será para nada sencillo, pero el Merengue sueña con un tridente Hazard-Salah-Benzemá.

Florentino Pérez siente que el conjunto blanco necesita un golpe de efecto, un delantero de jerarquía que le devuelva los goles que se fueron con Cristiano Ronaldo. El único problema sería su relación con Sergio Ramos, quien lo lesionó hace un año en Kiev y casi le cuesta la Copa del Mundo.