Corría el año 2001 cuando un enorme volante de metro ochenta y nueve debutó con 17 años en ASEC Mimosas de Costa de Marfil, para luego pasar por KSK Beveren y Metalurg Donetsk. El correr de los partidos erigió su personalidad y despliegue en ofensiva, a tal punto de acumular pretendientes de la talla de Olympiakos, Mónaco y Barcelona, camisetas que defendió con experiencia de sobra. En el club español encontró su mejor forma de la mano de Pep Guardiola en el banco y la compañía de Lionel Messi en cancha.

Su llegada al Manchester City formó parte de la reconstrucción de un club que ahora estaba en manos de un poderoso jeque, capaz de atraer a figuras que elevaron el nivel de la liga y la propia historia del club. En el elenco Ciudadano se convirtió en ídolo y figura indiscutible, incluso formó parte del primer título.

Además, con su Selección disputó los Mundiales de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. A tres días de cumplir 36 otoños, el mediocampista decidió anunciar su adiós luego de su segundo ciclo por el conjunto griego, donde no terminó de encontrar el rumbo. Todo hace indicar que será director técnico en los próximos meses.