Clave en la levantada del equipo de José Mourinho, que ya ronda los puestos de acceso a la Champions League, el surcoreano Heung-Min Son fue el fin de semana aunque todo culminó con una mala noticia.

El surcoreano, autor de dos goles (uno en forma agónica) ante Aston Villa, deberá ser intervenido quirúrgicamente luego de fracturarse el brazo derecho, y, según el parte médico oficial, estará varias semanas en recuperación.

Como gran referente ante la baja de Harry Kane, Son estaba pasando por un gran momento goleador, donde convirtió 6 tantos en sus últimos 5 partidos. Así su ausencia será notoria para José Mourinho ya que se perderá el duelo de mañana por la ida de los octavos de final de Champions League ante Leipzig, y podría ausentarse también en la vuelta en marzo próximo.