El nuevo entrenador de Barcelona, Quique Setién, quien tuvo una amplia trayectoria en el fútbol español como DT, buscó generar una buena relación con los futbolistas de entrada. En este sentido organizó una reunión privada con Lionel Messi, el capitán del equipo, y una comida con todo el plantel.

Según informa el diario Sport, Leo se juntó con el flamante entrenador del conjunto Culé en el vestuario e intercambiaron opiniones y miradas acerca de la forma de trabajar de cada uno. Además habrían charlado de cuestiones ajenas al equipo.

Por otra parte, en la noche del jueves, el plantel fue invitado por Setién a una cena en un restaurante de Barcelona para afianzar el vínculo y pasar un momento de distensión junto a los jugadores que vienen de sufrir un duro golpe en la eliminación de la Copa de España en manos de Atlético Madrid, lo cual tuvo como consecuencia la salida de Valverde.