En marzo del 2015, Diego Pablo Simeone había renovado su contrato con el Atlético Madrid hasta el 2020,  pero esta semana se dio a conocer que el club español y el entrenador argentino llegaron a un acuerdo para reducir la duración de ese compromiso hasta el 2018.

En conferencia de prensa habló sobre ello y confirmó la reducción: “Es cierto, hemos hablado, como siempre desde que llegué, y hemos tomado la mejor decisión para el club y el equipo. Junto con los dirigentes decidimos eso, que no altera que pueda seguir renovando después de la finalización del contrato”, aceptó.

Sin dar los motivos que lo llevaron a tomar esta decisión, y luego de aclarar que los contratos son privados y que es una situación importante para el club, agregó: “Estamos bien, contento donde estoy, me guío por los sentimientos y el corazón y no me cambia absolutamente nada. Lo único que me moviliza es ver a los muchachos que me dan el corazón y la vida. Estamos felices y estamos bien. No se preocupen que dentro de dos años también podemos renovar, a ver si ya me quieren echar dentro de dos años”.

Esta situación llevó a que se especulara con la posibilidad de que, en dos años, el Cholo abandone el Atlético, pero él aclaró que se guía por lo que le pasa “por la cabeza y el corazón”: “Tengo muy claro que cualquier cosa que podemos hacer o decir genere alguna crítica o situación positiva, pero estamos absolutamente tranquilos, si estoy aquí es porque quiero estar aquí”.