Los Diablos Rojos son conscientes de que deben brindarse el 100% para doblegar a la escuadra blaugrana y meterse en semis de la Orejona. Por eso el central Chris Smalling tomó ese libreto al pie de la letra y terminó golpeando a Messi sobre los 28 minutos del primer tiempo.

En ese ámbito el excentral de Fullham se justificó en la intensidad que se debía mantener en Old Trafford para explicar su anticipo brusco que dejó con el golpe en el ojo izquierdo y un sangrado por la nariz al rosarino.

“Teníamos que llevar el partido a una intensidad a la que ellos no están acostumbrados cada semana y nos jugábamos mucho en la segunda parte”, explicó Smalling tras el partido del miércoles.

Asimismo se lamentó por no poder quebrar el cero en casa y ahora tener que buscar la clasificación en el Camp Nou con los bolsillos vacíos: “Los presionamos y les pusimos las cosas complicadas. Fue una lástima no poder marcar, pienso que creamos buenas situaciones”.