Una medida ejemplificadora tomó la entidad londinense, que se aprestar a vivir el partido el más importante de su historia el próximo 1 de junio ante los Reds en el Wanda Metropolitano de Madrid, al suspender a tres hinchas que intentaban lucrar con los boletos.

Ahora los hinchas se enfrentarán a prohibiciones por tiempo indefinido para la compra de boletos por temporada. “Por favor, no arruines una de las ocasiones más grandes en la historia del Club vendiendo en tu boleto y lucrando con otros fanáticos de los Spurs”, afirma el pedido que realizó el club a sus simpatizantes.

En el comunicado la institución informó que es ilegal que los compradores vendan o traspasen la propiedad de sus tickets, y la UEFA trabajará para invalidar cualquier cambio de manos. Un total de 16.000 lugares se asignaron para Tottenham de cara a la final de la Champions en el estadio del Aleti.