Luego de la derrota por 3-0 que Bayern Munich le propinó a Schalke 04 ante su gente en Gelsenkirchen, un hincha presentó una denuncia contra el juez y el responsable del VAR.

El caso, que apunta al juez Marco Fritz y a Bastian Dankert, encargado del sistema de asistencia de video, fue entregado a la fiscalía para que se examine. Mientras tanto Schalke reaccionó con ironía en Twitter: “Hemos preguntado a todo el mundo, no fue nadie de nosotros. Palabra de honor”.

Además el equipo de Gelsenkirchen se tomó las cosas con humor al mostrarse abierto a cooperar con las autoridades: “Sin embargo las investigaciones nos interesan, querida policía de Gelsenkirchen. Eventualmente puede servir de ayuda que nosotros conocemos testigos que estaban en el lugar de los hechos”.

Entre los reclamos del equipo local hubo dos situaciones que el VAR no revisó con el partido 0-2: primero una mano del defensor Benjamin Pavard que impidió un cabezazo con destino de arco y luego un brazo de Ivan Perisic que bloqueó un tiro libre de Daniel Caligiuri.