El gol convertido en el mítico Old Trafford no había cerrado la historia pero la ventaja debía ser estirada cuanto antes para no sufrir altercados. De movida, un penal de Fred sobre Ivan Rakitic pareció amenazar el resultado, pero fue anulado a instancias del VAR. Con el tridente de ataque, Ernesto Valverde intentó paliar el poderío rival que apareció con un remate en el travesaño de Marcus Rashford y varias intervenciones de Paul Pogba que pusieron en jaque a Marc ter Stegen.

Pero cuándo no, el astro rosarino frotó la lámpara para comenzar su repertorio. Con un remate de media distancia, dejó sin chances a David De Gea luego de abrirse camino desde la derecha hacia el centro ante la quietud defensiva. El arquero, de pésima producción, fue cómplice en la segunda conquista al exponer una limitada reacción ante el débil envío.

Otra genialidad de Philippe Coutinho sirvió para disfrutar la frutilla del postre. El brasileño demostró su enorme jerarquía para buscar el ángulo más lejano y festejar el 3 a 0 que veló a los Red Devils. Con la victoria garantizada, los catalanes avanzaron para meterse entre los cuatro mejores. Su próximo destino estará en Portugal o Inglaterra, ya que su rival saldrá del cruce que animarán Liverpool y Porto, con un global 2-0 para los británicos.