Se sabe cuándo y quiénes pero no dónde. Aún resta definir la sede en la que Athletic de Bilbao y Barcelona jugarán la final de la Copa del Rey. Camp Nou, Santiago Bernabeu, San Mamés, Mestalla y La Cartuja son las opciones que se barajan.

Barcelona y Athletic de Bilbao disputarán por octava vez en la historia la final de la Copa del Rey el próximo 30 de mayo, con las parcialidades de ambos clubes presentes. Sin embargo, aún resta definir es el estadio donde estos dos equipos se disputarán el trofeo Rey Felipe VI.

El Barcelona tenía la intención de que el encuentro se dispute en Madrid, en el Santiago Bernabéu, una opción que también le agradaría al Athletic. Sin embargo, esta posibilidad es la que a priori está más lejos de llegar a buen puerto. En primer lugar, porque hace ya dos años que el Real Madrid le comunicó a la Federación Española sus intenciones de no ceder su estadio para albergar ni organizar finales. Pero además, fundamentalmente porque los Merengues no ven con mucho agrado la idea de que el conjunto blaugrana se consagre en su propia casa.

La ilusión del presidente de la entidad madre del fútbol español, Ángel María Villar, es que se dispute en el nuevo estadio de San Mamés, una opción factible pero que el propio Athletic podría descartar, ya que no son pocos los casos en los que el equipo que jugó como local en la final perdió la Copa.

En principio, los estadios de los dos finalistas quedan prácticamente descartados. Tradicionalmente, no se suelen jugar las finales en las sedes de alguno de los contendientes, aunque siempre hay excepciones como las tres últimas que jugó –y perdió- el Real Madrid en el Bernabéu ante el Atlético de Madrid en 1992, ante el Deportivo de La Coruña en 2002, y de nuevo ante el Atlético en 2013.

De esta manera, con el Santiago Bernabéu, el San Mamés y el Camp Nou prácticamente descartados, Mestalla (Valencia) y La Cartuja (Sevilla) son los principales candidatos. Mestalla ya acogió la final entre ambos equipos en el año 2009, pero presenta el inconveniente de que está mucho más cerca de Barcelona que de Bilbao, casi a la mitad de distancia. El estadio che tiene una capacidad de 55.000 espectadores y ha sido escenario de tres de las seis últimas finales.

La sede de Andalucía, en cambio, se encuentra a la misma distancia para los aficionados athleticzales y culés, pero realmente está muy lejos de ambas. Unos mil kilómetros la separan de la capital catalana y casi 900 de la ciudad de Bilbao. Eso sí, el estadio de La Cartuja tiene una capacidad algo mayor que Mestalla -60.000 espectadores- y la capital de Andalucía no acoge una final de Copa del Rey desde 2001.

Con este panorama, habrá que esperar varios días para que los clubes y la Federación se pongan de acuerdo en cuál será el escenario para la final del 30 de mayo.

Foto: Mundonets