En 2016, Manchester City incorporó a Benjamín Garré (una de las promesas del fútbol argentino) que en ese momento militaba en las divisiones inferiores de Vélez Sarsfield. El chico se marchó al Viejo Continente con 15 años pero firmó su contrato con 16, por lo que el elenco de Liniers puso el grito en el cielo.

Luego de recibir una respuesta negativa por parte de la FIFA, el Fortín trasladó el reclamo al TAS de Lausana (Suiza) con el fin de que se revea la situación y la esperanza de darle un giro favorable al litigio. Sin embargo en las últimas horas, según medios ingleses, dicho organismo, después de chequear la documentación que justificaba la edad requerida para firmar un acuerdo profesional y el pasaporte europeo de Garré, legitimó la maniobra del Manchester City para fichar al juvenil argentino.

De esta manera liberó de todo apercibimiento al reciente campeón de la Premier League, disipando así el rumor de un posible “candado” a la hora de realizar incorporaciones en el próximo mercado de pases, como ya les sucedió al Atlético Madrid y Barcelona. No obstante el pedido de Vélez quedó anulado y en consecuencia no recibirá ningún dinero por los daños y perjuicios que le causó al club la salida del joven futbolista.