La visita se imponía por 2-1 cuando una lluvia de bengalas comenzó a caer, anticipando una serie de hechos vandálicos que obligaron a suspender el partido cuando se jugaba el minuto 89 del mismo. Como resultado de los incidentes, el ministerio de Deportes decidió cancelar el torneo.

“Decidí la cancelación definitiva de los partidos de la Copa de Grecia, como está previsto por la ley”, anunció el ministro Stavros Kontonis horas después de lo sucedido en el estadio de PAOK Salónica.

Los disturbios comenzaron promediando la segunda mitad, cuando Marco Silva, entrenador visitante, fue agredido con un vaso plástico lleno de agua. Sin embargo todo se generalizó en el instante en que fue expulsado un futbolista del cuadro local, que caía por 2-1 ante Olympiakos a falta de un minuto para que se cumpliera el tiempo regular. En ese momento comenzaron a decir presente las bengalas, además de la invasión generalizada del público que llevó a la intervención policial.

Por ello el árbitro Andreas Pappas dio por finalizadas las acciones y envió a los futbolistas a sus respectivos vestuarios, cuando la escena distaba mucho del desarrollo normal de un partido de fútbol. Como resultado de los episodios, tres hinchas de PAOK fueron detenidos en los alrededores del estadio.

La agresión al DT:

 

Los incidentes finales:

https://www.youtube.com/watch?v=Yvulks4rKCY