La Bundesliga, que fue la primera liga de élite europea en retomar la actividad, habilitará la presencia del público en algunos estadios a partir del próximo fin de semana. Será una prueba por un mes y medio, con capacidad reducida en las tribunas.

Se trata de “una especie de experimento, un ensayo”, según indicó el ministro Markus Söder al término de una reunión entre los representantes de los estados alemanes. Será por seis semanas y con capacidad limitada hasta el 20 por ciento.

Además sólo se permitirá esta prueba en los estadios que se encuentren en ciudades donde la taza de incidencia semanal de contagios sea menor a 35 por cada 100 mil habitantes. Ante esto, por ejemplo, el partido entre Bayern Münich y Schalke del viernes deberá ser a puertas cerradas siendo que la tasa semanal en Baviera es de 40,09.