Sobre su rival, el Atlético Madrid dirigido por el argentino Diego Simeone, opinó: “Será complicado, sabemos que es un rival fuerte. Pero no sólo en defensa. Es un equipo que tiene un conjunto y sabe jugar al fútbol”, y agregó: “Nosotros también sabemos sufrir y eso es lo que nos tocará”.

El francés también aseguró que perder no sería un fracaso: “Nadie nos quitará lo que hicimos hasta ahora. El fracaso es la actitud, no sacar lo que llevamos dentro. El resto es un partido y nunca se sabe qué pasará en un partido. Lo único que digo es que estamos muy preparados”.

Zidane ya vivió finales de Champions como jugador y también en la función de ayudante de campo de Carlo Ancelotti en el Real Madrid, aunque confesó que esta vez es diferente: “Me ha tocado de jugador, de segundo y ahora de primero. Lo estoy viviendo intensamente y contento de lo que me está pasando con todo el equipo. Llegar a una final no es fácil. Los jugadores lo que hicieron fue fenomenal en todo y ahora falta la guinda del pastel”.

Respecto a la final de hace dos años en la que él era segundo entrenador de Ancelotti, se animó a relacionar con el equipo actual al plantel que le ganó al Atlético Madrid en Lisboa: “Se fueron algunos jugadores, pero la idea es siempre la misma, lo dice su historia: unidad, esfuerzo, compañerismo y calidad en cada partido. Mañana queremos repetir esto, dar el máximo”.

También contó cómo se siente en su primera final como entrenador del primer equipo: “Estoy estresado porque hay mucha gente y hace mucho calor, pero me siento bien. Mañana (por hoy) estaré más tenso, pero eso forma parte de mi trabajo y me gusta”.