La gran victoria que el equipo de la capital parisina consiguió ante el máximo campeón europeo, Real Madrid, en el inicio de la Champions Legue, se convirtió en un resultado inédito desde que Zinedine Zidane se sienta en el banco merengue.

El 3-0 en favor de PSG significó la derrota más dura como entrenador en la Liga de Campeones, siendo además la quinta en 34 partidos, con una diferencia que Real Madrid no sufría desde el 24 de abril de 2013 ante Borussia Dortmund (4-1).

Con tres orejonas en el bolsillo, Zizou nunca había sufrido en carne propia un traspié igual en la máxima competición europea, y hasta aquí sus derrotas en Champions eran cuatro: 2-0 ante Wolfsburgo, en cuartos de final de la temporada 2015-16; 2-1 ante Atlético de Madrid, en las semifinales de 2016-17; 3-1 frente a Tottenham en la fase de grupos de 2017-18; y 1-3 ante Juventus en las semifinales de su última temporada.