“Ningún otro acontecimiento deportivo logra captar la atención del mundo como lo hace la Copa Mundial de la FIFA”, así lo manifiesta la entidad madre del fútbol mundial en su propio blog. Y es que sin lugar a dudas, es el evento deportivo con mayor ganancias, de acuerdo con los ingresos publicitarios en la televisión mundial con 23.090 millones de dólares, 9.394 millones más que lo generado por los Juegos Olímpicos.

El fútbol incursionó en primera instancia a nivel selecciones y por un torneo oficial en los Juegos Olímpicos (JJOO) de Londres en 1908. Paradójicamente, los inventores del deporte rey del mundo se quedaron con el título. Pero Inglaterra nada pudo hacer ante el fútbol sudamericano, Uruguay se quedaría con los próximos dos JJOO, París 24 y Ámsterdam 28, más el primer Mundial en 1930 que se disputó justamente en tierras uruguayas en 1930.

Aquella primera cita mundialista se celebró en suelo celeste en conmemoración del centenario de la Jura de la Constitución, que la nación celebraba durante julio de ese mismo año, entre otros motivos. Y es que la FIFA supo elegir países anfitriones con miradas más políticas que justas: el Mundial de 1934 en Italia, con Benito Mussolini al poder del país europeo y la intensión de demostrar el nacionalismo italiano y el poderío por encima del resto, es un claro ejemplo. O el del 78, en Argentina, con plena Dictadura Militar abarcando la época más sangrienta de la región.

Jules Rimet, presidente de FIFA en ese entonces, le entrega la primera Copa del Mundo al Dr. Paul Jude, presidente de la Asociación uruguaya de fútbol en aquel momento. / Getty Images.

Además, los aprietes hacia los futbolistas ya eran frecuentes en aquella época. Uruguay le ganó a Argentina por 4 a 2 en la final del primer mundial, que contó con pocas selecciones europeas debido a que varias se manifestaron en modo de huelga por no haberse disputado en el viejo continente. Lo mismo sucedería en el siguiente torneo, pero con las selecciones americanas, salvo Brasil, con la negativa de participar. “En 1930, en Uruguay, me querían matar si ganaba, y en Italia, cuatro años más tarde, si perdía”, comentó Luis Monti, primer jugador argentino en marcar en un mundial, ante Francia en el primer cotejo de 1930, -en el que también marcó el francés Lucien Laurent convirtiéndose en el primer jugador en anotar en los mundiales-, y que luego sería convocado por Mussolini junto a Raimundo Orsi, Enrique Guaita y Attilio Demaría para que consigan el trofeo Jules Rimet.

El primer gran hito se generó luego del parate por la Segunda Guerra Mundial. Sin Argentina -seguía en modo boicot por no ser sede del evento- y con la primera participación de Inglaterra, en Brasil 1950 y con el Maracaná como epicentro del fútbol mundial, Uruguay pisaría fuerte y sería campeón tras ir en desventaja por 1 a 0, pero la conocida garra charrúa salió a flote y dio vuelta el resultado para dejar perplejos a más de 199.800 espectadores.

El 16 de junio de 1954, en Lausana, el yugoslavo Milos Milutinovic batía al arquero francés François Remetter y colocaba así el 1-0 en el partido de apertura del Grupo 1 del Mundial de Suiza, que finalizaría con ese marcador. Ni Yugoslavia ni Francia llegarían muy lejos, pero sin saberlo, habían concretado un hito: protagonizar el primer encuentro televisado de una Copa del Mundo, que modestamente y en silencio llegó a ocho países. Hace 60 años nadie pensaba que el máximo torneo jugado en Brasil, en su última edición, contaría con una llegada a 214 naciones que recibieron la señal con todos los aditamentos propios de una era tecnológica avanzada.

Primer partido televisado: Yugoslavia vs. Francia. / Getty Images.

Pocos son los países que se han quedado con el hermoso trofeo dorado, tan sólo ocho han podido exhibir la copa mundial:

Brasil, el máximo ganador con cinco títulos: Suecia 58, Chile 62, México 70, Estados Unidos 94 y Corea-Japón 2002; y con una cantidad descomunal de jugadores maravillosos con el Rey Pelé como estandarte.

Alemania, con cuatro campeonatos, ocho finales y muchos jugadores destacados como Miroslav Klose quien ostenta 16 tantos, récord en la contienda mundialista; pero sin lugar a dudas con dos finales memorables: la primera ante Hungría en 1954, que llegó a la final como gran candidata y había obtenido una victoria en primera fase ante los Teutones por 8 a 3, pero el partido decisivo quedaría en manos de los alemanes al vencer por 4 a 3. Parecido resultado al épico final del mundial de 1974, en el que La Naranja Mecánica era clara favorita pero, como bien manifestó el ex futbolista inglés Gary Lineker: “El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, que lo saben jugar los brasileños y en el que siempre ganan los alemanes”.

Italia comparte la segunda colocación en la tabla de mayor cantidad de títulos. Y es que consiguió dos seguidas, Italia 34 y Francia 38, más las obtenidas en España 82 y Alemania 2006. Con un fútbol a “matar o morir” por las órdenes de Mussolini en las primeras dos contiendas ganadas y con el Catenaccio como emblema de las siguientes dos. A pesar de ello, no se clasificó al próximo mundial que se disputará en Rusia y será una de las grandes ausentes.

Argentina y Uruguay se quedan con la tercera posición. La selección charrúa con las ya mencionadas hazañas: Uruguay 1930 y el “Maracanazo” en 1950 y con la posibilidad de coronarse en la próxima celebración. Mientras que la Albiceleste se coronó en su país en el 78 y en México 86 con Diego Armando Maradona jugando el mejor fútbol posible sobre la faz de la tierra y convirtiendo el mejor gol en la historia de los mundiales. Ahora está Lionel Messi, que si bien ya se puede sentar en la mesa de los mejores futbolistas de la historia, intentará conseguir la gloria con su país.

España, Francia e Inglaterra son las tres selecciones restantes que se han quedado con títulos mundialistas. El país que creó el fútbol se interpuso en el camino del Brasil de Pelé en el 66 y le cortó lo que podría haber sido la obtención de cuatro mundiales al hilo. Los Galos se quedaron con su primer y único trofeo en la segunda posibilidad que se disputó en sus tierras, en el 98, mientras que España lo hizo en Sudáfrica 2010, convirtiéndose junto a Brasil y Alemania en las únicas que consiguieron el título fuera de su continente.

Mirá más detalles sobre la historia de Francia en los mundiales.

El próximo mundial será en Rusia y la tensión que se produce en la gente es insostenible. Italia y Holanda, dos de las selecciones que fueron grandes protagonistas en los anteriores torneos no estarán, pero grandes figuras como Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar y muchos más dirán presente y se espera una competencia inolvidable.