Como siempre, haciendo historia. Después de dos años subiéndose al podio de la premiación, siendo el tercer jugador más votado en 2007 cuando Kaká fue el ganador, y segundo en 2008 cuando hizo lo propio Cristiano Ronaldo, Lionel Messi ganó el Balón de Oro 2009 con una marca histórica: consiguió 473 de 480 puntos posibles en la votación, siendo la elección más unánime de la historia del galardón. Lo particular de este premio es que fue el último que la revista France Football entregó en soledad, antes de unirse con FIFA en una sociedad que duró hasta el año pasado, ya que en 2017 decidieron volver a separarse.

Y este premio, junto con este año, no fue uno más para La Pulga. Fue el año consagratorio del gran e histórico FC Barcelona de Pep Guardiola. Fue acá, cuando de la mano de Xavi e Iniesta, el crack argentino comenzó a ser figura mundial indiscutida, ganando no sólo La Liga y la Copa del Rey, sino también la Champions League y el Mundial de Clubes. Fue sin dudas, una de las mejores temporadas de la carrera del rosarino.

La Liga

Con 23 goles de Lionel, el FC Barcelona comenzaba a instaurarse en el torneo español como el equipo más dominante del Siglo XXI. Bajo la conducción de Messi y la colaboración goleadora de Samuel Eto’o (que terminó con 30 goles), el funcionamiento de un mediocampo infalible con el cerebro de Iniesta, Xavi y Busquets, y ante la atenta mirada de Pep Guardiola, el equipo Culé no sólo jugaba al fútbol, sino que a lo largo del torneo cambió la forma de ver el deporte para siempre. La tenencia del balón y la potencia goleadora en el área rival, volvieron a las bases de la historia del club catalán.

Así, ganando ambos clásicos, con un Messi imparable -siendo el mejor del mundo desde ahí en adelante-, con 87 puntos FC Barcelona fue infalible en todo sentido, siendo no sólo el club más goleador del torneo, sino también el que menos goles recibió en su propia meta.

Copa del Rey

Con un Real Madrid diezmado y eliminado en 16vos de Final, el Barça parecía tener el camino allanado hacía el titulo de la Copa del Rey. Y así fue. Otra vez con un Lionel imparable, con seis goles en la competencia siendo el líder del equipo, venció 4-1 en la final al Athletic Bilbao y se consagró campeón. En este caso, el argentino no sólo fue el mejor jugador del equipo, sino que se lo eligió como el mejor de toda la competencia, empezando así a escribir su larga historia de éxitos.

Champions League

Esta fue, sin lugar a dudas, la completa consagración de Lionel Messi como mejor jugador del mundo. Condujo a Barcelona a la final y fue la figura indiscutida de la competencia: goleador, líder futbolístico y revelación del torneo.

Con nueve goles, entre ellos uno en la final ante Manchester United, fue goleador de la competición más importante de clubes a nivel europeo. Además, dejó en el camino a equipos como Bayern Munich y Chelsea, con un nivel que se trasladó de La Liga a la Copa, demostrando cada vez más que estos muchachos fueron un antes y un después en el fútbol mundial. Además, el rosarino fue elegido también como el mejor jugador de la competición.

El primero de cinco

El de 2009 fue el primero de cinco Balones de Oro para Lionel Messi. En 2010, revalidó su Balón de Oro como mejor jugador europeo y del mundo, en el primer año que la FIFA organizó la edición del trofeo, tras la fusión del ‘Ballon d’Or’ de la revista France Football y el ‘FIFA World Player’ de la federación.

Leo Messi ganó por tercera vez consecutiva este premio en 2011, y amplió su hegemonía en el Balón de Oro con su cuarto trofeo seguido. El último, lo logró en 2015, cuando se impuso con un 41,33 por ciento de los votos por cuarta vez al madridista Cristiano Ronaldo, con el 27,76%, y por primera vez a su compañero Neymar.