No importa que cambien los intérpretes porque en el último tiempo la ecuación continúa siendo la misma: Alemania campeón. El seleccionado de Joachim Löw derrotó 1-0 a Chile en la final y se quedó con la Copa Confederaciones Rusia 2017.

El entrenador teutón decidió llevar un equipo alternativo a la competición, potenciando a muchos juveniles y vaya si lo logró. Aparecen los Draxler, Werner, Goretzka, demostrando que hay presente y futuro.

En el partido jugado en San Petersburgo, Chile mereció algo más. El equipo de Pizzi arrancó mejor, con más ímpetu. Así se sucedieron las llegadas de Vidal y Alexis Sánchez en el primer cuarto de hora. Pero Alemania magnificó al máximo un error de Marcelo Díaz, y Stindl aprovechó para definir con el arco a su merced.

Chile, herido por el hecho inesperado, no dejó de intentar, pero no contó con la puntería necesaria para llegar al empate. Los trasandinos pueden irse tranquilos porque decididamente vendieron muy cara la caída, y dieron a conocer que serán un duro rival en el Mundial.

Alemania también pudo haberlo liquidado aunque chocó con la fiereza de Bravo en contadas ocasiones.

El fútbol se ha vuelto un deporte de once contra once en el que Alemania siempre gana. Hoy se dio otro ejemplo.

https://www.youtube.com/watch?v=XzVdGAd0GjY