El nuevo ciclo de Hernán Darío Gómez al frente de la selección ecuatoriana de fútbol tuvo su primer revés con la temprana eliminación del certamen continental, a casi un año de su asunción luego de un difícil momento dirigencial.

“Si me echan me tengo que ir, pero a mí no se me pasa eso por la cabeza. Ningún directivo cuando me contrató me dijo que seguir dependía de cómo me iba en este torneo. Si me lo dicen no vengo”, afirmó el Bolillo en la conferencia de prensa post empate ante Japón en Belo Horizonte.

El camino de Ecuador en el Grupo C tuvo dos derrotas ante Chile y Uruguay, y la igualdad de ayer ante los asiáticos que impidió el acceso a cuartos de final. En ese marco el DT reflexionó sobre la realidad del fútbol ecuatoriano y su injerencia en este tempranero adiós.

“¿Soy el único culpable o qué? Si soy el más nuevo. Este problema viene desde las Eliminatorias pasadas. No considero que yo sea el problema”, cerró el conductor recordando los problemas que llevaron a la pérdida del rumbo en la clasificación a Rusia 2018 con cambio de entrenador luego de un cruce con los directivos.