Se avecina la Copa América de Brasil y el país vecino quiere tener todo bajo su control, por ello el Gobierno anunció medidas para impedir que tengan lugar actos de violencia en los estadios.

Según disposición del presidente Jair Bolsonaro, publicada en el Diario Oficial, los hinchas con antecedentes violentos no podrán ingresar fronteras adentro del país de cara al certamen que se celebrará entre el 14 de junio y el 7 de julio.

En todos los aeropuertos, puertos y pasos fronterizos terrestres las autoridades contarán con información suministrada por los países vecinos para impedir la entrada de personas que hayan participado en hechos de violencia en estadios de fútbol.

La 46ª edición de la Copa América tendrá como sedes a Sao Paulo, Belo Horizonte, Porto Alegre, Río de Janeiro y Salvador, en cuyos estadios se implementará un sistema de reconocimiento facial. Además de la seguridad nacional, la Conmebol contratará unos 10.000 agentes de empresas privadas como refuerzos.