Todo marchaba normal en la puerta lateral del imponente Park Hyatt. Primero pasó Sergio Agüero y luego Lionel Messi, con la diferencia que este último vivió una delicada situación que tuvo como “protagonista” a una exacerbada mexicana que lo tomó del brazo.

Se trata de Norma Briceño, quien rompió en llanto luego del incidente que generó la acción de los policías de Chicago, que la sujetaron para separarla del ídolo. Esa acción motivó un rasguño al crack del Barcelona y su posterior asombro.

La justificación de la mujer fue la siguiente: “Quería un autógrafo para mis hijos. Amamos a Messi y yo lo tenía amarrado con mi mano cuando vino la seguridad, me arrastraron y lamentablemente lo rasguñé. Me querían arrestar”, relató con lágrimas en los ojos y una figurita del delantero a cuestas.

Según le comentó posteriormente a las cámaras de televisión presentes, pretendía una firma del rosarino para su hijo Karlo, el nombre que escribió en su mano derecha para que el ídolo le enviara una dedicatoria. “Te pido perdón Lionel Messi, no quise lastimarte”, manifestó la fanática, entre lágrimas, frente a una cámara de televisión panameña.

Mirá: