El Scratch se dio el gusto de alzar la Copa América ante su gente, y pese a las críticas y la suspicacia que pudo generar el título, los jugadores y el cuerpo técnico se mostraron felices por el resultado. Asimismo en los festejos no olvidaron a Lionel Messi y su crítica sobre la eliminación albiceleste en semifinales.

Un referente como Thiago Silva recordó los dichos de la Pulga y echó por tierras las acusaciones de favoritismo haciendo referencia a los pergaminos que sup acumular el seleccionado brasileño: “Hay que respetar la historia. Tenemos cinco estrellas y ninguna fue robada”.

Además el defensor de PSG agregó que quizá Messi no fue objetivo ni autocrítico consigo mismo: “Cuando uno sufre una derrota, a veces intenta restar peso a su propia responsabilidad y culpa a otros”, recalcó. Por último hizo hincapié que contra Barcelona sufrió algún tipo de preferencia de parte de las autoridades: “En La Liga de Campeones de 2017 quedamos eliminados contra Barcelona con una actuación ridícula del árbitro (el alemán Deniz Aytekin)”, apuntó.