Croacia no entra dentro de las cinco selecciones top del momento y la historia de su fútbol tampoco la posiciona entre las candidatas, pero las cualidades técnicas de sus futbolistas pueden denotar que si consiguen una buena sintonía y el ensamblaje correcto de sus fichas, podría ser un equipo a temer. Y es que, por ejemplo, en la mitad de la cancha se lucen estrellas como Luka Modric, figura de Real Madrid, o Ivan Rakitic, quien acompaña en buen nivel a los volantes de Barcelona. Además, cuenta con Ivan Perisic que milita en Inter, siendo uno de los jugadores más trascendentales del club italiano y, no menos importante, Mario Mandzukic, hoy por delante de Dybala en la consideración del técnico de la Juventus.

Luka Modric e Ivan Rakitic, rivales en La Liga de España, pero compañeros en la selección. / Getty Images.

El arquero Subasic (Mónaco); los defensores Dejan Lovren (Liverpool), Varsaljko (Atlético de Madrid), Jedvaj (Bayern Leverkusen); los mediocampistas Brozovic (Inter), Kovavic (Real Madrid), Badelj (Fiorentina), Rog (Napoli), Pjaca (Shalke 04); y los delanteros Kalinic (Milan) y Kramaric (Hoffenheim) son otras de las cartas importantes que tiene Zlato Dalic a disposición.

Pero el problema radica en el inicio de la generación de juego, en cortar los carriles de pases del rival y en los defensores, que no llegan a construir una muralla que les dé solidez ni una salida limpia, ya que -sobre todo los centrales- erran muchos pases en lugares innecesarios.

Es por eso que a pesar de contar con tantas figuras no se generó un equipo altamente competitivo y quedó segundo en su grupo en las Eliminatorias, por detrás de Islandia, con quien también compartirá el grupo mundialista, junto a Nigeria y Argentina. En la repesca para conseguir el boleto a Rusia, los croatas se midieron ante Grecia y en el partido de ida demostraron su jerarquía goleando 4 a 1, mientras que en el de vuelta igualaron sin goles y así festejaron su pase al próximo Mundial.

Esta selección actualmente es dirigida por Zlatko Dalic, quien ya había sido segundo entrenador del combinado sub-21 durante un tiempo. Este DT supo tomar las riendas del combinado ajedrecista luego de un extenso paso por el fútbol de los Emiratos Árabes, y en un momento muy caliente para los croatas: en las Eliminatorias habían perdido ante Islandia y Turquía, y el empate ante Finlandia en condición de local les privó la posibilidad de clasificación directa. A partir de allí, Dalic cambió de posiciones a algunos futbolistas y atrapó una victoria ante Ucrania que le dio la posibilidad de disputar la repesca.

Con Rakitic en la zona central de la mitad del rectángulo junto a otro volante de marca y el ascenso en posiciones de Modric para estar más cerca del arco rival y sus compañeros atacantes, Croacia mejoró rotundamente. En ese triángulo formado por los dos jugadores ya mencionados y Badelj o Brozovic, dependiendo a quien elija el entrenador, se encuentra la gran virtud de esta selección y bloquearlo será la principal tarea del rival que quiera vencerla.

En fin, Croacia ha demostrado tener falencias cuando el balón es dominado por el rival, le cuesta poder cortar carriles de pase y no está diseñada para presionar a la defensa contraria y, si a esto se le suma que los defensas centrales suelen dejar más dudas que certezas, se podría decir que es un combinado endeble. Pero la jerarquía de sus jugadores es para respetar y si Dalic consigue un mejor orden defensivo, podría ser una de las grandes animadoras de la Copa del Mundo.