Nikola Kalinic, que había sido desafectado de la selección de Croacia por el entrenador, rechazó la medalla de plata por su segunda posición en el Mundial.

Según medios europeos, el jugador dijo: “Gracias por la medalla, pero no jugué en Rusia”.

El delantero se había negado a ingresar desde el banco en varios partidos de la Copa del Mundo, ya que Zlatko Dalic consideraba que “no estaba listo para jugar”.