El Mundial de Rusia será distinto, no hay dudas que la competitividad entre las diversas selecciones es la mayor que se ha visto en los últimos mundiales. Con el puntapié inicial del sorteo realizado en Moscú, algo que se preveía quedó en evidencia: no habrá grupo de la muerte. Ojo, esto no quiere decir que la zona de grupos está definida, existe cierta paridad que ilusiona con grandes partidos, pero parece imposible de imaginar a una potencia moderna quedándose afuera de la segunda fase, algo que sí sucedió en 2014 con España y con Italia, o bien en Sudáfrica 2010, con Francia e Italia.

Los grupos ya son de público conocimiento, y en gran parte las cosas parecerían estar claras, por ejemplo en el A. Uruguay debería imponerse y Rusia ser quien lo acompañe, aunque el local no es garantía de confianza. El B posee a uno de los mayores candidatos, España, y a la última campeona de Europa, Portugal, sumado a dos selecciones débiles, por lo que no cuesta imaginar que en la primera fecha se definirá quién pasa primera cuando españoles y lusos se enfrenten en Sochi, el 15 de junio.

La siguiente dupla de grupos: C y D, tienen similitudes: el cabeza de serie debería sostener su condición de tal y acceder a la próxima fase, pero no debería subestimar a sus rivales, ya que el segundo puesto del grupo es una gigantesca incógnita. Francia, cabeza del grupo C, tiene una generación de futbolistas alucinantes, prácticamente logra tener 22 titulares, lo cual la expone como una candidata natural a pasar el grupo y también a ser del lote de los candidatos de segundo orden. Pero tanto Perú como Dinamarca son rivales incómodos que tranquilamente pueden generar más de un dolor de cabeza. Por su parte, Australia parece relegada en las aspiraciones.

En el D estan los dirigidos por Sampaoli. Las cosas no son ni blanco ni negro con este grupo, los tres rivales de la albiceleste pueden complicarla tranquilamente y no sería sorpresa, pero también la lógica sería que Argentina supere los escollos de la primera fase y pase como primero. Croacia posee de los mejores medio campos del mundo -Modric, Rakitic y Kovacic- y se suman figuras que pueden complicar a cualquiera, pero su irregularidad en la última clasificación al Mundial, tranquiliza. Islandia es la cenicienta del Mundial, con protagonismo europeo en los últimos dos años, logró afianzar un equipo y una idea en sus intérpretes, rival que no puede ser subestimado. Por último Nigeria, la eterna compañía mundialista para nuestro país. El último amistoso generó dudas, pero porque el análisis es sobre los últimos 45 minutos, en los primeros fue un baile, y cabe considerar que Sampaoli no puso todos los titulares. De todas formas, siempre han sido partidos complicados. Argentina debería clasificar primero, el resto aún no se puede vaticinar con certezas.

Te puede interesar: Islandia: la sorpresa que no hay que subestimar

El grupo E y el F poseen a los dos mayores candidatos a ganar el título: Alemania y Brasil. Los teutones deberían pasar con facilidad su zona, pero el segundo puesto no está claro quién podría ocuparlo, ya que entre México, Suecia y Corea puede pasar cualquier cosa. Por su parte, en el grupo de la Verde Amarelha pasó algo idéntico: los dirigidos por Tite deberían acceder con cierta naturalidad a segunda fase, pero Suiza, Costa Rica y Serbia lucharán en condiciones bastante similares por el segundo puesto.

Bélgica e Inglaterra pelearán por primero y segundo lugar en el grupo G, mientras que Panamá y Túnez harán una experiencia gigantesca disputando la primera fase mundialista. El grupo H resulta el más atractivo de todos por que su paridad es realmente extraordinaria. Colombia, podría ser el mayor candidato, pero no muy lejos queda Polonia, o bien Senegal que, como todo africano, puede complicar sin ningún tipo de sorpresa, al igual que Japón, selección completamente impredecible.

Superados los grupos, vendrán los playoffs, y al no haber grupo de la muerte, se pierde algún tipo de atractivo, pero el grupo de Argentina va a dar que hablar. En octavos comenzará la parte más linda del Mundial, y aquí es donde el sorteo parece no beneficiar mucho a Argentina. Existen tres candidatos ineludibles a quedarse con el título: por historia reciente Alemania, Brasil por presente y talento, y España porque muestra un fútbol inigualable a nivel colectivo. Argentina se enfrentaría a la Furia Roja en cuartos, de reinar la lógica, algo claramente perjudicial. Esto sucedería si ambas selecciones pasan primeras, y superan a Rusia y Dinamarca/Perú en octavos, respectivamente. Por su parte, Brasil y Alemania enfrentarían potencias importantes pero que no están dentro del lote de candidatos, como pueden ser Bélgica, Inglaterra o Colombia. El último cuarto del cuadro presentaría a Uruguay frente a Portugal y a Croacia contra Francia, los cruces más parejos de octavos.

La pelota no empezó a bailar en los céspedes de Rusia, pero el Mundial arrancó el viernes. Todo es especulación y análisis, después los pingos se verán en la cancha porque los años nos ha enseñado que con historia no se gana y que las sorpresas mundialistas siempre están al acecho. Rusia será un fiesta, y el futbol dirá mas presente que nunca.