Los clubes más importantes de Europa se mostraron en contra del proyecto por el que a partir de la Copa del Mundo de 2026 sean 40 o incluso 48 los países intervinientes en el certamen que paraliza al mundo cada cuatro años. “El número de partidos que se disputan durante la temporada ha llegado ya a un nivel inaceptable, en particular para los jugadores internacionales”, afirma un comunicado de la ECA.

La carta, firmada por el alemán Karl Heinz Rummenigge, muestra con contundencia el desacuerdo de los principales equipos de Europa, quienes aseguran que una competición con semejante número de participantes elevaría en demasía el caudal de cotejos que deben disputar los jugadores.

“Tenemos que centrarnos de nuevo en el deporte. La política y el comercio no deberían ser la prioridad exclusiva en el fútbol”, agregó Rummenigge en la misiva, a días de que se conozca la decisión definitiva en el Congreso de la FIFA que tendrá lugar en enero de 2017.

Gianni Infantino parece decidido en su intensión de ampliar el espectro en la Copa del Mundo, suponiéndose la participación de un mayor caudal de futbolistas de todas las asociaciones intervinientes. El presidente de FIFA quiere al menos ocho nuevos equipos de cara al 2026. ¿Le darán el gusto?