El ente que regula el fútbol mundial decidió jugar de nuevo Sudáfrica-Senegal por un pésimo arbitraje en 2016, lo cual ilusiona ambos países americanos. Según informó el diario ‘La Tercera’ de Chile, dirigentes del fútbol trasandino evalúan presentar un reclamo a FIFA por un supuesto arreglo entre jugadores de Colombia y Perú en el partido que empataron 1 a 1, clasificando a cafeteros e incaicos y marginando de la cita mundialista a la selección roja.

El argumento estatutario es el artículo 6.3.2 de FIFA: “Influencia ilícita en el curso o resultado de los partidos”. Allí se especifica de forma clara: “Todo aquel que trate de conspirar o en efecto conspire para influir en el curso o el resultado de un partido de forma contraria a la ética deportiva será sancionado con la suspensión de partidos o la prohibición de participar en toda actividad relacionada con el fútbol”. Después del partido, Renato Tapia, jugador de Perú, declaró: “En los últimos cinco minutos los colombianos se nos acercaron. Sabían cuál era la situación en los otros campos, y se manejó el partido como se tuvo que manejar”.

Por su parte Estados Unidos, sueña con lograr la anulación del resultado del partido entre Panamá y Costa Rica, ya que se le dio por valido un gol inexistente a la selección panameña, logrando la clasificación a Rusia. El antecedente que juega a favor de los estadounidenses data del año pasado cuando la FIFA determinó que Sudáfrica y Senegal debían volver a jugar por un mal arbitraje. En el pasi del norte de nuestro continente, piensan en realizar el reclamo pertinente ante el TAS (Tribunal Arbitral del Deporte).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here