Colombia derrotó 1-0 a Senegal y consiguió el pase a octavos de final, donde espera por Inglaterra el próximo martes. Sin embargo, no todas fueron rosas para el seleccionado sudamericano, ya que James Rodríguez se retiró lesionado a la media hora de juego. Era tanta la bronca del volante que ni siquiera saludó a José Pekerman al irse de la cancha. Tras la victoria, el técnico argentino se refirió a su situación.

“Estoy muy preocupado. Esta situación es muy dura para el equipo, no es una situación cómoda. Él entrenó normalmente hasta el día de ayer e, incluso, se quedó, como hace siempre, rematando al arco, con tiros libres, penales…”, dijo.

Y agregó. “Estuvo en condiciones ideales en todos los entrenamientos recientes y en el último no hubo ningún indicio. Ahora, sinceramente, no sé cómo está. Hay que esperar y ojalá sean buenas noticias”.