Candidatos a luchar por la Copa debido a la riqueza técnica el seleccionado galo logró imponerse tras 90 minutos de un partido donde estuvo maniatada por los Socceroos. Sin el brillo esperado, Les Bleus comenzó con el pie derecho su participación en Rusia 2018 con una victoria 2 a 1 que le permitió trepar a la cima de la zona que completan Perú y Dinamarca.

Los comandados por Didier Deschamps debieron sufrir más de la cuenta para superar a los oceánicos, en un partido opaco que abrió el sábado en Kazán. Las emociones fueron contadas en la mañana argentina, y en ellas tuvo influencia directa el uso de la tecnología con errores y aciertos.

En el primer tiempo la armada de Les Bleus, con Antoine Griezmann, Ousmane Dembelé y Kylian Mbappé -el jugador francés más joven en debutar en un Mundial con 19 años y 178 días- no logró hacer marcar diferencia alguna en ataque. Incluso Australia propició la única acción de peligro con un tiro libre que desvió Hugo Lloris luego de un desvío previo que pudo representar un peligro serio.

Luego de la reanudación llegaron las emociones, y también la polémica con la utilización equívoca del VAR. Sobre los nueve minutos un envío profundo encontró a Griezmann en clara posición de gol: el hombre del Aleti cayó en el área tras una barrida de Joshua Risdon y el juez uruguayo Andrés Cunha marcó la pena máxima tras el visto bueno del VAR, con la presencia de Mauro Vigliano. El delantero galo, que hace pocos días confirmó su permanencia en el elenco de Simeone, abrió el marcador con un zurdazo fuerte y cruzado.

Apenas cinco minutos después la igualdad australiana se corporizó después de un infantil penal cometido por Samuel Umtiti, luego de que el central de Barcelona levantó su mano derecha para desviar la trayectoria de un tiro libre que buscaba destino en el segundo palo. El capitán Meli Jedinak ejecutó con calma y decretó la paridad.

Deschamps movió el banco y puso en cancha a Olivier Giroud en búsqueda de mayor profundidad ofensiva. A falta de diez, Pogba decidió salir de su letargo y participó en una construcción ofensiva, -doble pared con Mbappé y el delantero de Chelsea- que concluyó con un toque junto al defensor Aziz Behich que por encima del arquero Mathew Ryan que hizo vibrar el reloj del juez para decretar el 2-1 final gracias a la tecnología ubicada en la línea de gol.

Pasó el debut mundialista para Francia, con la tensión extra que representa. Ahora los de Deschamps deberán y necesitarán sentirse más cómodos en sus próximas presentaciones. El primer paso fue dado con éxito.

Los goles: