Bélgica maravilla al mundial con su juego vistoso y lujoso. Ocho goles en dos partidos lo atestiguan (3-0 a Panamá y 5-2 a Túnez). Cuatro de esos tantos los marcó Romelu Lukaku, con los que acaba de batir un récord que ostentaba ni más ni menos que Diego Armando Maradona.

El delantero de Manchester United anotó por duplicado en dos partidos consecutivos en una Copa del Mundo y alcanzó a Diego, quien en 1986 había conseguido doblete ante Inglaterra y, casualmente, Bélgica, siendo el último que había logrado ese registro.

Es impredecible saber hasta dónde llegará Bélgica, pero ya tiene a su hombre récord y quiere ir por más.