Croacia hizo historia y con la victoria en tiempo suplementario ante Inglaterra, jugará el domingo frente a Francia para ganar el Mundial, algo impensado para una selección que llegó a Rusia con otro objetivo. El héroe terminó siendo Mario Mandzukic, quien con su gol le dio a los helvéticos la alegría de sus vidas.

“No somos conscientes de lo que hemos hecho. No sé qué decir. No es normal, esto es un milagro”, expresó el delantero de Juventus, muy emocionado.

Para Mandzukic, la clave estuvo en que “solamente lo puede conseguir un gran equipo, un equipo valiente, que está jugando el torneo con un gran corazón”.