A menos de tres semanas de que concluyera el Mundial de Rusia, ya el foco está puesto en lo que será el Mundial de Qatar en cuatro años. El país confirmó que el Khalifa Stadium culminó sus obras y es el primer estadio listo para el evento.

La cancha cuenta con una capacidad para 68.030 espectadores y con aire acondicionado para que ningún sector supere los 26 grados, y contrarrestarlo así con la temperatura exterior, que rondará en los 50. Fue construido en 1976 y reinaugurado en 2017, pero siguió remodelándose para el marco de esta Copa del Mundo.

Aún faltan por terminarse la construcción de las otras once sedes, que por el momento sólo pueden conocerse en maquetas, pero la organización aseguró que van a sobresalir en términos de tecnología y luces.