Estados Unidos 1994, Corea-Japón 2002, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Argentina y Nigeria se vieron en la primera ronda de cada uno de estos mundiales sólo interrumpidos en Francia 1998 -estuvieron en grupos diferentes- y Alemania 2006, ya que el combinado africano no se clasificó. Como para no perder la costumbre, en Rusia se volverán a cruzar cuando por el tercer encuentro del grupo D definan ubicaciones en la tabla de clasificación.

En esta oportunidad, Las Súper Águilas llegan a la cita mundialista con muy buena actualidad, provocada por una mezcla de jóvenes y futbolistas puntuales con mayor edad. Por lo que al ya conocido ADN de los africanos -correr sin parar pero con una gran desorganización- se le suma la sabiduría de futbolistas claves para ordenar el equipo y manejar los ritmos del juego.

El especialista en esa rutina es John Obi Mikel, quien ostenta una trayectoria distinguida sobre todo en el Chelsea de Inglaterra entre 2006 y 2017, donde consiguió 11 títulos entre los que se destaca la Champions League de 2012. Hoy defiende los colores del Tiajin Teda de China y sus 31 años son escenciales en la mitad de la cancha del seleccionado para organizar a sus compañeros y enlantecer una jugada.

Ogenyi Onazi, del Trabzonspor turco, y Wilfred Ndidi, del Leicester City inglés, son los mediocampistas que se sacrifican y doblegan para que Obi Mikel esté concentrado en la organización del juego. Sus 25 y 21 años, respectivamente, les dan la posiblidad de realizar ese esfuerzo.

Increiblemente, Joel Obi, quien se desempeña en el Torino de Italia con un muy buen rendimiento, no tiene mucho lugar dentro del once titular y en oportunidades hasta no fue convocado. Aunque parece haber empezado a conformar al seleccionador ya que estuvo desde el inicio en los últimos dos amistosos.

Del 4-3-3 con defensores abocados pura y exclusivamente a la marca y los tres mediocampistas ya mencionados, su entrenador puede mutar al 4-2-3-1. Esto fue lo que sucedió en los últimos seis encuentros, ingresando Kelechi Ilheanacho a ocupar la posición vacía que se genera entre los volantes y el centrodelantero Odion Ighalo. El mediapunta, que fue galardonado como el mejor futbolista africano sub 20 y despertó el interés del Manchester City -llegando a ser compañero de Sergio Agüero en ataque-, milita actualmente en Leicester y no es prioridad para el director técnico, pero lo cierto es que es un jugador a tener en cuenta y que ya le convirtió al seleccionado albiceleste.

El mejor del plantel es Víctor Moses, carrilero derecho titular de Chelsea. En la Selección demostró no haber perdido la esencia de delantero que había mostrado en Liverpool y Wets Ham de la Premier Legue. Es por eso que cuando tuvo que disputar enfrentamientos amistosos o de Eliminatorias, Moses se desempeñó como extremo derecho con mucho recorrido, desequilibrio y olfato goleador.

Por el sector izquierdo del ataque se encuentra Alex Iwobi, del Arsenal inglés. Fue quien en el amistoso ante Argentina en noviembre del año pasado convirtió dos goles para el 4 a 2 final. Y por más de que Moses sea el de mejor actualidad, Iwobi es el futbolista a observar detenidamente porque puede desplazar tranquilamente a su compañero.

El entrenador franco-alemán Gernot Rohr tenía como objetivo llevar a Nigeria al Mundial. No sólo consiguió el lugar para Las Súper Aguilas, sino que lo hizo como la primera selección africana en obtenerlo. Este DT cumple los clásicos requisitos para dirigir a una selección de ese continente: es veterano (64 años), con experiencia a nivel de clubes en el fútbol francés y una notable carrera en el fútbol africano, tanto a nivel de clubes como de selecciones. Llevó al Girondins a una final de la UEFA en 1996 y ha pasado por otras selecciones como Gabón, Níger o Burkina Faso antes de llegar a Nigeria en julio de 2016.

Esta equipo es diferente al que Argentina enfrentó en años anteriores: mucho más ordenada, con futbolistas punsantes y desequilibrantes. Siempre serán mejor desde lo físico que nuestros futbolistas aunque, por ahora, los dirigidos por Jorge Sampaoli poseen mejor técnica y experiencia en momentos trascendentales como es el Mundial.