Un hecho inusual sucedió el martes por la noche en el mejor básquet del mundo. Se enfrentaban Chicago Bulls y Toronto Raptors con absoluta normalidad hasta que una jugada desató el caos.

Quedaban cuatro minutos para el final del tercer cuarto. Los Bulls ganaban con facilidad 85-72 cuando Serge Ibaka, de los Raptors, le quitó un rebote a Robin López, de Chicago, quien impactó contra su adversario que respondió aparentemente empujando al pívot de los Bulls.

López inmediatamente intentó golpearlo, pero el puñetazo no llegó a destino, a lo que Ibaka respondió con la misma receta ante la incredulidad del público y del resto de los jugadores, quienes rápidamente acudieron a separar a los agresores.

Una vez que todo se normalizó, ambos terminaron expulsados.

https://www.youtube.com/watch?v=6Tq46B0e5Ac