El Adria Tour Tennis organizado por Novak Djokovic y el gobierno de Serbia, terminó siendo cancelado a raíz de varios casos positivos de Covid-19. El número uno del mundo no quedó ajeno a los contagios y, el pasado martes, dio a conocer que tiene coronavirus. La situación generó una inmensa cantidad de críticas al serbio. Uno de los que se refirió a lo sucedido fue Agustín Calleri, presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT).

“Fue una responsabilidad suya, porque como número uno del mundo debería dar el ejemplo. En esa acción veo una irresponsabilidad compartida entre Djokovic y el gobierno de Serbia, que autorizó ese torneo de exhibición con una gran cantidad de público”, disparó Calleri en diálogo con el programa Milenium Sports, por FM 106.7.

Además, agregó: “Por supuesto, después de jugar un partido de fútbol, otro de básquet y la fiesta en el boliche, esa es también una irresponsabilidad total de los jugadores. Ahí vimos qué pasa cuando no se siguen los protocolos. Es un ejemplo de cuando se hacen mal las cosas, porque están todos contagiados de Covid-19”, señaló.

Sobre el retorno del tenis en diferentes provincias de Argentina, contó: “En estos momentos nosotros tenemos 18 provincias donde se está practicando de manera total el tenis y otras dos, de manera parcial. En algunas localidades de la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad es más complicado hacer eso porque son las zonas de mayor contagio”, detalló.

Por último, dio una posible fecha para el regreso de los torneos a nivel nacional: “En septiembre u octubre, según cómo avance todo, podemos pensar en poner en marcha competencias nacionales. Si los gobiernos provinciales lo permiten, les daremos el aprobado para torneos en su territorio. Y me imagino que también la ATP habrá tomado todos los recaudos para que eso suceda. Hay que ver cuántos jugadores irán a jugar a los torneos. Creo que lo qué pasó en Serbia con Djokovic sirvió de ejemplo. Hay que ver si Roland Garros puede jugarse con público. Y habría que tratar de rever esta situación”, sentenció Calleri.